CARABANCHEL MEDIEVAL II: LOS MEAQUES Y LOS CARAQUES

Tras la conquista cristiana de la Taifa de Toledo, la aldea de Carabanchel pasa a ser tierras de realengo hasta que en una fecha indeterminada es cedida por la corona a algún noble vasallo para, casi un siglo después, aparecer documentalmente en la historia como un señorío feudal donde se denomina a la aldea “la dulce perla”. Su asentamiento, en una elevación en torno a la actual ermita del cementerio, data de tiempos prerromanos y es posible que durante el dominio islámico su población de origen hispanorromano fuese en general mozárabe y mantuviese los cultos cristianos.

Mientras, la villa de Madrid proseguía su andadura dentro del marco normativo característico de la Extremadura Castellana, cuyo objetivo a través de los Concejos de las villas era asentar y regular el territorio conquistado, al tiempo que se protegía la soberanía real en el mismo. Primero las Cartas Pueblas y más tarde los Fueros trataban de garantizar la repoblación y de conseguir que los nuevos territorios fuesen autosuficientes y no una merma para el abastecimiento del reino, asegurando para ello los rendimientos agropecuarios y cinegéticos de sus territorios (denominados alfoz).

La villa de Madrid tardó en ejercer cierto control sobre su alfoz en comparación con otras villas del Valle del Tajo, pues su perfil de enclave militar se mantuvo durante más de un siglo y esto frenó su desarrollo. Los primeros documentos con disposiciones en dicho sentido datan del año 1145, donde se preestablece su alfoz, que en 1152 extiende sus límites rurales entre los ríos Guadarrama y Jarama. Así, 70 años después de pasar a manos cristianas como tierras de la Corona de Castilla, quedan recogidas distintas disposiciones del nuevo Concejo que más tarde se amplían, mejoran y refrendan en el Fuero Antiguo de Madrid, documento de gran alcance para el futuro de la Villa.

El Fuero Antiguo de Madrid es el primer conjunto de normas documentado de la villa de Madrid y fue otorgado en 1202 a sus habitantes por concesión del rey Alfonso VIII 

 Con independencia de la importancia que como núcleo urbano tuviese el Mayrit musulmán, la villa empieza su andadura como ciudad castellana con la obtención de dicho fuero, pues hasta entonces el asentamiento se regula mayormente como núcleo militar y de repoblación, dependiente del Fuero de Toledo. Con el fuero de 1202, Madrid se conforma como Villa y Tierra con un Concejo abierto e independiente de la nobleza, pero vinculado a la corona, que mantiene la autoridad para refrendar o limitar las normas que emanan de sus habitantes.

Por consiguiente, hablamos de un compendio jurídico que supuso un hito legislativo que consolidó derechos ciudadanos frente a los señores feudales, quienes mantienen dedicación plena al ejercicio militar obligatorio debido al vasallaje existente con la corona de Castilla. Era una época de inestabilidad en las fronteras castellanas del sur, de las que Madrid formaba parte estratégica, pues tras la dolorosa derrota sufrida por las huestes castellanas en la batalla de Alarcos en 1195, la presión ejercida por el imperio almohade se incrementa, afectando negativamente al desarrollo socioeconómico de la Extremadura Castellana, cuyos escasos recursos se priorizaron en favor de la recomposición de las milicias. Tal vez por ello en los primeros fueros otorgados en la Extremadura, los caballeros, centrados en el negocio de la guerra, se excluyen del gobierno de la villa en tanto en cuanto están más interesados en que se mantenga cierta actividad productiva en las villas de retaguardia, mientras obtienen riquezas y tierras con mayor rapidez por medio de las frecuentes “expediciones militares” y los bienes procedentes de saqueos.

Pero la situación bélica no es el único problema de la villa de Madrid, pues a los daños ocasionados por la climatología, plagas y enfermedades frecuentes en el Medievo europeo, añadimos el conflicto territorial surgido con los pastores trashumantes segovianos por los usos de las tierras y sus lindes, pues estos extendían su red de vías pecuarias en perjuicio de los labradores y ganaderos estantes de las aldeas de Pozuelo, Carabanchel y Alcorcón, e incluso de la propia villa de Madrid. Durante el siglo XIII los privilegios reales a las cofradías de ganaderos con exenciones y derechos gravaron a los territorios frecuentados por los ganaderos trashumantes del reino castellano en tanto en cuanto se incrementaba el poderío segoviano. Son los orígenes del Honrado Concejo de la Mesta, poderoso gremio de la nobleza que hasta su abolición en 1836 concentró el monopolio de la ganadería lanar.

Esta situación, que se mantuvo durante siglos, es ampliamente recogida en los textos históricos y en parte es debida a que en el reparto de tierras se producen problemas con la expansiva política de la Tierra y villa de Segovia, que llegó a rodear Madrid durante el siglo XIV para obtener pastos. En estos pleitos es donde aparece inicialmente documentado el arroyo Meaques como referencia elegida para remarcar los límites entre Segovia, Toledo y Madrid, señalando así una demarcación histórica de posible pasado hispano-romano.

Panel expositivo del Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa.  Situado en Santa Elena, junto al Parque Natural de Despeñaperros a la entrada de la provincia de Jaén desde el norte en terrenos donde se desarrollo aquella trascendental contienda.

Una década después de promulgarse el fuero de 1202, un hito bélico, más encuadrado en los movimientos de las cruzadas papales que en las frecuentes escaramuzas de pillaje y saqueo entre distintos reinos, cambia el panorama medieval en la Península Ibérica.

Frenados los almohades en 1212 por una coalición cristiana en la batalla de las Navas de Tolosa,sobre las irregulares laderas de Sierra Morena, las fronteras bélicas se desplazan hacia el sur y el emergente Reino de Castilla se lanza a buscar la salida al mar en la zona atlántica del estrecho de Gibraltar. En esta gran batalla, cuantitativamente y cualitativamente una de las más importantes de la Edad Media, intervienen las milicias urbanas del concejo madrileño, que se cree portaban el escudo de un oso posando sus patas y carente del árbol donde siglos después aparecería apoyado. La aparición de Madrid dentro de las tropas regulares castellanas es señal de su creciente importancia, aunque su papel en la victoria con ayuda divina de un San Isidro metido a pastor no parece fuera del todo gloriosa.

Alejado el frente bélico, se inicia un periodo menos gravoso para los pobladores de la villa de Madrid y su alfoz, donde la aldea de Carabanchel, tras pertenecer a distintos nobles y terratenientes como señorío y después figurar dentro de la jurisdicción de la villa, finalmente pasa a depender del vecino arzobispado de Toledo, convirtiéndose en 1218 en un señorío eclesiástico. Esta cambiante posesión de Carabanchel prosigue poco después, cuando en 1222 la villa de Madrid obtiene un nuevo fuero que oficializa el territorio de la Comunidad de Villa y Tierra de Madrid y pone bajo la jurisdicción de la emergente villa de Madrid tres sexmos o departamentos administrativos rurales de su alfoz denominados con los nombres de sus principales aldeas: Vallecas, Villaverde y Aravaca.

Comunidad de Villa y Tierra de Madrid. Fuero Nuevo de 1222.

Los sectores Oeste y Noroeste de la medieval villa de Madrid y parte de las aldeas del Suroeste, incluida Carabanchel, quedaron dentro del Sexmo de Aravaca, que a comienzos del siglo XV era el segundo más extenso y el menos poblado de los tres citados en el Fuero Nuevo de 1222. Citando las aldeas y núcleos poblacionales más importantes pertenecientes al Sexmo de Aravaca,de Norte a Sur espacialmente y de Este a Oeste en relación con el rio Manzanares, nos encontramos esta posible situación a finales del siglo XIII:

  • Noroeste entre las actuales carreteras de la Coruña y de Castilla; Las Rozas, Majadahonda, Aravaca y Pozuelo. Estas dos últimas próximas a la actual Casa de Campo. También es probable la existencia de la aldea de la Zarzuela.
  • Oeste en el actual perímetro exterior de la Casa de Campo; Húmera y Somosaguas, próximas a la Casa de Campo y, más alejada de la villa de Madrid, la aldea de Boadilla donde se ubica el importante centro de culto cristiano de San Babilés.
  • Oeste en los márgenes actuales de la carretera de Extremadura; con la posible existencia de las aldeas de Los Caraques de Suso y Yuso y Los Meaques de Suso y Yuso, así como la más alejada de la villa de Madrid e importante aldea de Alcorcón.
  • Suroeste entre las actuales carreteras de Extremadura y de Toledo; Carabanchel de Yuso, Carabanchel de Suso, Overa, Butarque y más alejada de la villa de Madrid la aldea de Leganés con posible repoblación procedente de Polvoranca.

Subrayados y en negrita aparecen los núcleos principales, subrayados y en cursiva los núcleos secundarios, y en cursiva los despoblados, aldeas que según las fuentes del siglo XV constan como abandonadas o absorbidas.

En concreto en el actual distrito de Latina, entre las vaguadas de los arroyos Meaques y Caraque/Luche, separadas por una loma por donde siglos después discurre el eje vial del Camino de Extremadura, es posible que se encontraran los citados despoblados de Los Meaques y Los Caraques. En teoría sus habitantes abandonaron las aldeas tras varios periodos de guerras, epidemias y malas cosechas que ocasionaron hambrunas, como las producidas por las sequías de 1346 y 1426. La marcha de población de las aldeas liberó espacios y terrenos que se dejaron de explotar, pasando a ser baldíos y/o ejidos que progresivamente empiezan a ser usados por la población de las aldeas próximas.

Madrid y su tierra en la baja Edad Media. Aldeas del Alfoz madrileño

Entre tanto, la descomposición del imperio almohade en debilitadas taifas favorece el fortalecimiento de Castilla como reino europeo cuya economía prosperaba mayormente por el monopolio de la lana de oveja merina, explotado por el emergente Concejo de la Mesta en el que la nobleza, bajo la protección real, creó una red de  infraestructuras para favorecer la trashumancia. Los daños colaterales de la Mesta en Madrid se sumaron al conflicto territorial con los ganaderos segovianos y algunas de sus infraestructuras perviven como Vías Pecuarias sin clasificar en los distritos de Carabanchel y Latina, siendo actualmente un desconocido patrimonio público que por Ley deberían proteger las administraciones. Por un lado tenemos la Cañada Real de Madrid a su paso por el barrio de Campamento en dirección al Puente Segovia, cuyo trazado histórico se pretende adulterar para favorecer la especulación en terrenos públicos por parte del Ministerio de Defensa; por otro lado se conserva, en condiciones lamentables de abandono, casi un kilómetro de la Vereda del Camino de Boadilla del Monte, actualmente rebautizada como Vereda de Aluche, que partiendo del núcleo histórico de los Carabancheles confluye con la Cañada Real de Madrid en Los Retamares.

El tiempo transcurría, pero los pleitos entre segovianos y madrileños por los pastos se mantuvieron durante siglos. Así, durante 1297, en un nuevo intento de resolución del conflicto, se señalan en la documentación de la época los límites entre los contendientes…“desa e fasta la loma, la cañada del Alcorcón; e dende a las aguas de Butarec, e den de a las aguas de Meac, e cómo va sobre el Pozuelo ” .En este texto se citan dos arroyos como lindes. El origen y significado de sus topónimos parecen indicar dos cuestiones: las posibles reminiscencias mozárabes de los topónimos Meac (Meaques) y Butarec (Butarque) y cierta relación con cauces de agua asociados a un territorio en su significado. En esta composición de lugar se puede añadir el arroyo Caraque/Luche, que al igual que los arroyos Meaques y Butarque dieron nombre a un territorio y núcleo poblacional; también Caraque parece nombrar a prados y ejidos comunales con la posible existencia de las pequeñas aldeas de Caraque en la vaguada formada por dicho arroyo, que más tarde aparece y permanece con el nombre de Luche.

A mediados del siglo XIV el poder concejil en Madrid se diluye en manos de los caballeros, que abandonan las milicias e irrumpen en la política de la villa para apoderarse de sus tierras y bienes comunales, en perjuicio del aprovechamiento del alfoz. Durante el siglo XV se consolidan los perfiles urbanos y rurales con actividades artesanas y agropecuarias crecientes, mientras se intensifican los procesos de poblamiento y privatización de sus recursos y tierra. En Carabanchel, abandonado el núcleo de población originario en el entorno de la Iglesia de la Antigua, administrativamente surgen los concejos de Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo con sus propios alcaldes y respectivas parroquias,  lo cual incrementa los litigios ya existentes entre ambas poblaciones por el reparto de las tierras; tuvieron que mediar desde el concejo de la villa hasta los mismos Reyes Católicos.

Aproximadamente desde el año 1450 hasta el 1500, en el Sexmo de Aravaca parece ser que se producen las siguientes circunstancias:

  • Desaparecen documentalmente los escasos indicios sobre las posibles aldeas de Caraque de Yuso y Suso y en su entorno más tarde aparece el topónimo de Aluche para un ejido, pero lo que no queda suficientemente claro es que existiese un núcleo poblado con dicho nombre anterior al actual barrio administrativo, surgido a principios de la década de los sesenta del pasado siglo.
  • En los Carabancheles, que suman casi 200 habitantes, se reúne el Concejo de la Villa debido a que una epidemia de peste desaconseja su sede habitual en la iglesia de San Salvador. En concreto fue en el Alto, en la iglesia de San Pedro de Carabanchel de Suso.
  • Eclesiásticamente, dentro del Arciprestazgo de Madrid los Carabancheles forman un beneficio curado, unidad eclesiástica con dos templos en distintas aldeas y un solo párroco, mientras que desde el concejo de la villa se incrementan las dehesas de Carabanchel de Yuso para evitar su despoblación.
  • Meaques y sus aldeas de Suso y Yuso están prácticamente despobladas a principios del siglo XV, pero se fusionaron en una sola, estando documentado en la jurisdicción eclesiástica que esta aldea formó un nuevo beneficio curado perteneciente al arciprestazgo de Madrid junto a las aldeas y lugares de Húmera y Somosaguas.
  • Las aldeas más importantes eran Leganés y Pozuelo de Aravaca y se inicia la repoblación de Majadahonda y Las Rozas, habilitándose tierras de labor para fortalecer los siempre conflictivos límites del alfoz de la villa de Madrid con el Real de Manzanares y la expansiva villa de Segovia.

El despoblamiento de los núcleos más pequeños del Sexmo de Aravacacomo las aldeas de Butarque, Meaques, Overa y Somosaguas, se suma a la desaparición anterior de la Zarzuela al norte y posiblemente de Caraque al oeste. Varios estudios inciden en la probabilidad de que en general estos núcleos habitados demográficamente entraran dentro de un proceso de concentración de la población que, por diversas causas, desde principios del siglo XVI se desarrolla en el Alfoz madrileño.

Parece demostrado, pues, que los topónimos Meaques y Caraque, además de a sus respectivos arroyos, también dieron nombre a pequeñas aldeas que estuvieron asentadas sobre sus orillas y cuyo origen, al igual que el de la mayoría de las aldeas del antiguo Alfoz de Madrid, posiblemente se encuentre entremezclado sobre sucesivas capas de poblamientos hispanorromanos y visigodos. ¿Existieron dichas aldeas como alquerías súbditas del alcázar de Mayrit durante el periodo califal?, ¿se desarrollaron Meaques y Caraque durante la reconquista como pequeños núcleos de repoblación que crecieron tras el alejamiento de las fronteras con los almorávides y almohades?

En el caso del territorio despoblado de Caraque sobre el arroyo del mismo nombre, siglos después, ya en tiempos de  Felipe II, encontramos la denominación de Aluche para sus tierras y de Luche para el arroyo Caraque, según la Real Cédula de 1580, sobre la delimitación de accesos y usos de los terrenos de caza contiguos al Real Bosque de la Casa de Campo recién creado por el mismo monarca llamado el Rey Prudente… “… hasta llegar a la Ermita de San Isidro, y a el Arroyo de Luche, y yendo por el dicho Arroyo arriba, hasta llegar al exido que dicen de Aluche…”. Este topónimo de Aluche puede ser anterior al de Caraque, pues además de su posible origen celta tampoco se descarta dentro de la toponimia de origen árabe con el articulo AL antes de un nombre. En el caso de Aluche, puede relacionarse con el usual apellido de origen sirio Ush o con zonas húmedas en los topónimos de raíz Luch/Lug/Luk. Así, es factible se refiera tanto a la propiedad/alquería” de un tal Ushcomo a la proximidad a una laguna. ¿Perteneció a la villae romana de la Casa de Campo que se dividió en una quinta islámica? ¿Existió una laguna en la vaguada del arroyo Caraque/Luche en su camino al Manzanares? El caso es que topónimos como las “arroyadas del Luche” o las “charcas de la Morata” y la actual calle Laguna sobre el antiguo y carabanchelero “Camino de la Laguna” pueden ser pistas fiables.

Actualmente, Aluche da nombre a uno de los barrios administrativos más poblados de España, perteneciente al extenso distrito Latina, antigua zona de dehesas y huertas desgajada administrativamente (que no históricamente) de los Carabancheles, y que oficiosamente y casi en su totalidad es más conocido por Aluche que por el apodo de Beatriz Galindo que da nombre oficial al distrito. Además, está generalizada la confusión con el popular y céntrico barrio de La Latina, donde se ubicó el hospital que la susodicha preceptora y amiga de Isabel la Católica fundó en la calle Toledo.

Madrid y su tierra en la baja Edad Media. Despoblados del Alfoz madrileño

Durante siglos las escasas fuentes históricas existentes se refieren a Meaques de Suso y de Yuso como núcleos poblacionales pertenecientes administrativamente al Sexmo de Aravaca,que llegaron a formar el Repartimiento de Los Meaques y Somosaguas cuya sede eclesiástica era la cercana aldea de Húmera. Algunas fuentes citan la existencia de restos de edificios próximos al arroyo y fuera del vallado actual de la Casa de Campo. Se cree que las aldeas de Meaques y Somosaguas fueron despobladas a finales del siglo XV, dejando como ermitas a sus iglesias de San Pedro y San Juan respectivamente e iniciándose una estrecha relación de su territorio con las aldeas vecinas.

En el caso del despoblado de Meaques, fue frecuentado por los vecinos de Carabanchel, que utilizaban como pasto para su ganado sus tierras abandonadas; y eligieron la  desaparecida ermita de San Pedro de Meaques, antigua iglesia de Los Meaques, como final de actos religiosos al reunir las condiciones deseadas para recepcionar la comitiva procesional de San Marcos y también como lugar de peregrinaje y romería, dentro de un proceso de asimilación de términos provocado por la vinculación adquirida en el tiempo entre  los vecinos de ambos Carabancheles y las tierras y templos de los despoblados del entorno del arroyo Meaques.

BIBLIOGRAFÍA

Alvar, Álvaro: Relaciones Topográficas de Felipe II. Estudio introductorio

Ferrer, Nuria: Orígenes de Madrid. La historia de Madrid hasta la Edad Media a través de su fuero y ordenanzas

Muñoz, Ángela: Madrid en la Edad Media: análisis de una comunidad urbana y su entorno rural en sus relaciones con el hecho religioso

Petrel Marín, Aurelio: Del Albacete islámico: notas y conjeturas.

Puñal, Tomás:  La ganadería lanar en Madrid y su tierra durante la Edad Media

Sánchez Molledo, José María: Latina y Carabanchel, un distrito con historia

Segura, Cristina:  Madrid en la Edad Media. Génesis de una capital

Tierra y villa de Madrid S.XIV. Madrid, Atlas histórico de la ciudad

Juan Zozaya:Asentamientos islámicos en la región de Madrid.

PÁGINAS WEB

Wikipedia, la enciclopedia libre

artedemadrid.wordpress.com

parquelineal.es/historia

memoriademadrid.es

lugaresconhistoria.com

bibliotecavirtualmadrid.org

miradasdemadrid.blogspot.com

viejomadrid.foroactivo.com

karabanchel.com

carabanchelalto.es

unaventanadesdemadrid.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s